Los edificios que ‘desentonan’ en el Centro fueron hitos hace medio siglo

La modernidad dejó su legado en Quito. Aunque hay edificios en el Centro que pueden ser catalogados como “feos” o que rompen con el diseño colonial y republicano, muchos de estos fueron hitos y tienen un lugar en la historia de la arquitectura de la capital. Uno de ellos es el Palacio Municipal, como parte de más de 6 000 bienes patrimoniales del Distrito. Esta semana, el Concejo Metropolitano aprobó la construcción de una plaza que sustituirá al edificio donde funcionaba el Registro Civil.

Esto significa la demolición de ese predio que está junto al convento de San Agustín. Por más de una ocasión fue calificado como “feo”. Igual ocurrió con la exDirección Provincial de Salud. Desde los años 40, no solamente en Quito, hay una tendencia a considerar la arquitectura moderna como un signo de avance, innovación y de dejar atrás estructuras “obsoletas”. Para la arquitecta y catedrática de historia de la Arquitectura de la Universidad Católica, Inés del Pino, la modernidad es como una mancha de aceite en América Latina: “El Centro se salvó gracias a la pobreza”. Los quiteños, al no disponer de recursos para levantar edificaciones nuevas, debieron mantener las casas coloniales y republicanas, construidas en el Centro.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO